El Ateismo ataca al Cristianismo con una denuncia contra la Iglesia Católica la cual sostiene una impostura construida con falsos documentos, como la Biblia y los Evangelios, e impuesta con la violencia de la Inquisición y falsos como el exorcismo, el satanismo y otras supersticiones.

.HOME
.Proceso
.Venta y Presentacion de los libros
.Prensa
.Videos
.Argumentos
.Cartas del lector
.Como comprar
.Links
.Contactos y Mailing list
.Varios
 

 

 

Apóstoles de Jesús

* Atenci˛n, traducci˛n semi automática que puede contener errores ortográficos y gramaticales

Los apòstoles de Jesùs, declarados de la Iglesia todos ellos galileos excepto Judas Escariote que lo hace provenir de Judea, son:

Segùn Marco: Simòn Pedro, Santiago de Zebedeo, Juan hermano de Santiago, Andreas, Felipe, Bartolomè, Mateo, Tomàs, Santiago de Alfeo, Tadeo, Simòn el cananeo, Judas Escariote (12).

Segùn Mateo: Simòn Pedro, Santiago de Zebedeo, Juan hermano de Santiago, Andreas, Felipe, Bartolomè, Mateo, Tomàs, Santiago de Alfeo, Tadeo, Simòn el cananeo, Judas Escariote (12).

Segùn Lucas: Simòn Pedro, Santiago, Juan, Andreas, Felipe, Bartolomè, Mateo, Tomàs, Santiago de Alfeo, Judas de Santiago, Simòn el zelota, Judas Escariote (12).

Segùn los Actos de los Apòsteles: Pedro y Juan, Santiago y Andreas, Felipe y Tomàs,Bartolomè y Mateo, Santiago de Alfeo y Simòn el zelota, y Judas de Santiago. (11).

Las diferencias existentes entre las listas de los apòstoles sobra indicadas nos conducen inmediatamente a hacer dos observaciones: una de caràcter religioso y la otra de caràcter històrico.

1) La observaciòn de caràcter religioso reguarda la evidente incoherencia que existe entre las palabras de Jesùs, el cual elige 12 apòstoles porque 12 son los tronos destinados en los cielos: “Y Jesùs dijo a ellos: <<En verdad (¡?!?): vosotros que habèis seguido, en la nueva creaciòn, cuando el hijo del hombre estarà sentado en el trono de su gloria, estarèis tambièn vosotros sentados sobre doce tronos para judicar las doce tribus de Israel>> “(Mt. 19-28) y la verdad de los hechos que ve reducirse el nùmero de los apòstoles en once ( a cada uno el propio comentario).

2) La segunda, de caràcter històrico, se refiere a la diferencia de los nombres mencionados en los evangèlios de Marco y Mateo que nombran un Tadeo ignorado del evangelio de Lucas y de los Actos de los Apòstoles los cuales al puesto suyo ponen un Judas de Santiago que el cual es ignorado de los dos primeros.
¿Por què èsta diferencia si los tres redàctores debrìan ser en perfecto conocimiento de los apòstoles desde el momento que, estando a cuanto sostiene la Iglesia, Mateo fue el mismo un apòstol, Marco un colaborador de Pablo de Tarso (At. 12,25; 1,5; 2Tim. 4,11) y de Simòn Pedro (2Pt. 5/13; At., 12, 12-7), y Lucas hizo como el mismo afirma ( Lc.1, 2-3), la redacciòn del evangelio y de los Actos con una minuciosa investigaciòn, tomando informaciones directamente de los mismos testigos de los hechos entre los cuales la misma Maria, madre de Jesùs, que segùn la Iglesia, èl habrìa personal conocido?. (La Sagrada Biblia- UECI- pag. 1025).
La sorpresa que nos viene de esta incongruencia de nombres que encontramos entre los evangelios de Marcos y Mateo y el evangelio de Lucas y los Actos de los Apòstoles, aparecen nada menos maravillosos cuando se enfatiza que en el cuarto evangelio, aquèl de Juan, las diferencias de los apòstoles en relaciòn a los otros, se acentùan ya sea en el nùmero, que no es mas de 12 mas bien sì de 9, y ya sea en los nombres resultando no solo haciendo falta Santiago de Alfeo, Judas hermano de Santiago o Tadeo, Bartolomè, Mateo y Simòn el zelota, encontrando nada menos de nuevo de los otros nunca jamàs nominados, cuales Natanaele de Cana y un discìpulo anònimo considerado como el “predilecto?”.

Evangelio de Juan:. Simòn dicho Pedro, Santiago, Juan, Andreas, Felipe, Tomàs, Judas Escariote, Natanaele de Cana y el disìpulo predilecto. (9). (He puesto, en cursivo Santiago y Juan porque estos dos, faltan en la primera ediciòn de Juan, compuesta de XX libros, vienen nominados solamente en el ùltimo capìtulo, el XXI, el cual fue agregado despuès, se presume 70-80 años despuès, con consiguiente los falsificadores creyeron necesario dar a travès de eso de los co plementos que repararan las carencias y la imperfecciones contenidas en la primera redacciòn editada alrededor de los años 180-190 del siglo segundo.
Que la primera ediciòn del cuarto eangelio, es decir aquel de Juan, sea publicado al final de siglo II lo reconoce la misma Iglesia: El màs antiguo manuscrito que se refiere a este evangelio es del 150, al màximo del 200”. ( La Sagrada Biblia-UECI-Pag. 1058).
Considerando que los cuatro evangelios fueron escritos, estando a cuanto afirma la Iglesia, de los apòstoles presentes a los hechos de ellos mismos reportados, cuales Mateo y Juan apòstoles, y de redactores que habìan puesto en contacto por largo tiempo con los mismos testimonios oculares, cuales Marcos y Lucas que habìan sido discìpulos de Simòn Pedro, si nò nada menos la misma Maria madre de Jesùs, como en el caso de Lucas, esta discordancia de nombres nos lleva a la misma sorpresa que si algunos jugadores de fùtbol, despuès de haber hecho juntos campionatos con el mismo equipo, se dieran nominativos discordantes sobre el nùmero y sobre los nombres de sus companeros. El mìnimo que se puede pensar es que bajo se esconda cualquier cosa de ambiguo y de desonesto que obliga a cualquiera que ama la verdad a hacer una indagen toda personal, del momento que a pedir explicaciones a los sacerdotes (los especializados en el evangelio), no dan sinò que respuestas confundidas, estùpidas, si no nada menos que ofensibas a la inteligencia hùmanas.
La primera cosa que nos ha inducido a aprofundir las investigaciones ha estado el descubrir atravès de documentaciones extra testamentarias que al mismo tiempo en el cual se presentaban los hechos
reportados de los evangelios, existìa en Palestina, y mas precisamente en Galilea, un equipo de revolucionarios compuesto de los hijos de un cierto Judas el Galileo que muestra de las fuertes analogìas con aquella evangèlica de Jesùs y de sus apòstoles.
Antes de pasar a la directa comparaciòn de singulares compomentes de los dos equipos es oportuno explicar, aunque sea brevemente, quìen fue èste Judas el Galileo.

Judas el Galileo, hijo de Rabbi Ezechia, asesinado en el -44 in un encuentro armado contra las tropas de Herodes el Grande, era el pretendiente al trono de Gerusalem cual descendiente directo de la estìrpe de los Asmonei fundada de Simòn, hijo de aquèl Mattatia el Maccabeo que en el siglo II a.C. se habìa hecho cabo de un Movimiento Revolucionario Judìo para la liberaciòn de la Palestina de la invaciòn de los Elenistas. Tomado el puesto del Padre, cual Asmoneo discendente directo de la estìrpe de David, despuès de haber tenido muchas batallas contra los romanos y contra Herodes el Grande, Judas muriò en la guerra del Cencimiento (+6), dejando siete hijos los cuales,tomaron el puesto del padre, continuarono la lucha de reivindicaciòn de dinàstica al trono de Gerusalem.
Los hijos de Judas fueron: Juan primogènito, Simòn, Santiago el mayor, Judas (no el escariota), Santiago el menor, Menahen y Eleazero. Estos dos ùltimos, aunque si no resultan hacer parte de la escuadra revolucionari,, continuaron de todos modos, despuès la muerte de los hermanos, en la reinvicaciòn al trono de Gerusalem conbatiendo en las sucesivas guerras contra los romanos, cuales aquèllas del 66-70 (Guerra Judìa), en la cual murìo Menahem, y aquèlla del 74 (Masada), en la cual murìo Eleazaro.
La primera analogìa que encontramos entre el gurpo de los revolucionarios y aquellas de los apòstoles es què los componentes de ambos son hermanos entre ellos y tienen el mismo nombre. ¿Es puramente una combinaciòn o son verdaderamente las mismas personas?. Es èsto que trataremos de descubrir atravès de una investigaciòn històrica que a fìn de transparencia haremos
anticipar de una explicaciòn que, aunque ràpida y genèrica, ayudarà a comprender el desarrollo de los nuestros anàlisis.

“Los 4 evangelios canònicos e la mayor parte de los 14 libros de los Actos de los Apòstoles, para s ser exactos 10, que vieron la luz en las primeras ediciones a partir de la segunda mitad del siglo segundo(155-160),pràcticamente se encuentran a mitad de calle entre una documentaciòn que los precediò bajo forma de escritos ( Evangèlios,Dichos,Letras y Actos),redactados por lo màs en griego,que la Iglesia ha declarado apòcrifos,o sea falsos,y las ultimas ediciònes de los mismos que salieron, despuès de innumerables correcciones y falsificaciones, en el V y en el VI siglo.Que los evangèlios salidos en el V y VI siglo en las propias ediciones definitivas,que a “grandes rasgos” son aquellas actuales, sean diferentes de los evangelios del II siglo nos viene demostrado de los mismos doctores de la Iglesia,cual Eusebio de Cesarea, autor de la celebre Història Eclesiàstica, muerto en el 340, y Ireneo vescovo de Lyon, vivido a mitad entre los siglos II y III, los cuales re ferieren en sus libros numerosas afirmaciones que son en gran contraste con aquellas que vienen sostenidas de los evangelios definitivos, o sea aquellos salidos 150-200 años despuès de sus muertes, como la virginidad de la Virgen que, por ellos negada, viene en cambio sostenida, aunque no todavìa en forma dogmàtica, en las ediciones del V y VI siglo. Sin luego hablar de Tertulliano, apologista cristiano del siglo II, que niega el nacimiento terrestre de Jèsus, como por otra parte era sostenido en todas las primeras ediciones de los cuatro evangelios canònicos, que al contrario hallamos confirmadas en los siglos V y VI en los evangelios de Mateo y de Lucas. Si los otros dos evangelios, aquel de Marcos y de Juan, no la contemplan es porque ellos fueron dejados como inicialmente habìan sido redactados, o sea segùn aquellos principios teològicos que en la segunda mitad del II siglo sostenìan que Jesùs se habìa presentado a los hombres no como hombre sino bajo forma de rivelacìon(S.Pablo-Gnosi).(Leer La Fàbula de Cristo).
Volviendo sobre el discurso que reguarda las analogìas entre las dos escuadras, despuès haber visto que los nombres de la escuadra de los hijos de Judas el Gallilo, con excepciòn para Menahem y Eleazaro, son los mismos de aquellos de la escuadra de los apòstoles, aquello que descubrimos todavìa es que aunque los componentes de la escuadra de los Apòstoles eran hermanos entre ellos.
A quitarnos de toda duda sobre la hermandad de los apòstoles, ademàs de los documentos apòcrifos, son los mismos evangelios canònicos:
“Llegaron su madre y sus hermanos, y estando afuera lo mandaron a llamar. En todo el alrededor estaba sentada la muchedumbre y dijeron a Jesùs: <<“E aqui tu madre, tus hermanos y tus hermanas que estàn afuera y te buscan>>”. (Mc. 3; 31-32).
<< ¿No es ese el carpintero, hijo de Maria, hermano de Santiago, de Josè, de Judas y de Simòn? ¿Y sus hermanas no estàn aqui con nosotros?>>. (Mc. 4-3), (Mt. XLL-35).
<<Todos èstos eran asiduos y de acuerdo en la plegaria, junto con algunas mujeres y con Maria la madre de Jesùs, y con los hermanos de èl>>. (At. 1; 14).
<<Despuès Jesùs aparecio a Santiago, uno de los asì dicho hermanos de el Salvador>>. (Eusebio de Cesarea – Hst. Eccl. I, pp. 12,5).
<<Santiago, hermano del Señor, sucedio a la administraciòn de la Iglesia juntos a los otros apòstoles>>.(Eus.de Ces.Hst.Eccl.II, 23, 4)
<<De la familla del Señor quedaban todavia los sobrinos de Judas , llamado su hermano segùn la carne , los quales fueron denunciados como pertenecintes a la estirpe de David>>. (Eus.de Ces.III, 20,1).
Ante estas afirmaciones proporcionadas de los evangelistas Marcos y Mateo y de los Actos de los Apòstoles y confirmadas por Eusebio de Cesarea, ¿cosa responde la Iglesia para sostener la virginidad de la madre de Cristo?.Pues bien, esa resuelve todo declarando que los discìpulos no eran en realidad hermanos de Jesùs mas sus primos porque hijos de otra Maria, hermana de la madre de Jesùs, la cual se era unida a Josè en un matrimonio precedente.
Esta tesi que podrìa ser tambièn aceptada a primera vista por la ambivalencia de la palabra hermano que en ebràico puede significar en algunos casos tambièn primo, es de excluirse en la manera màs categòrica por dos motivos: primero, porque en los evangèlios escritos en griego existe la palabra “adelfos”, o sea hermano, la cual no tiene nada que ver con el significado de primo, segundo, porque el personaje de esta hipotètica hermana de la madre de Jesùs, como resultarà en seguida en el capìtulo que reguarda las tres Marias, jamàs ha existido.
Confirmada asì la fraternidad entre Jesùs y Santiago llamado el mayor, Santiago llamado el minor, Simòn y Judas, pasamos ahora a examinar a travès de los documentos que precedieron los evangèlios canònicos y los Actos de los Apòstoles, o sea los documentos rechazados de la Iglesia porque retenidos apòcrifos, quienes son en realidad estos hermanos-discìpulos de Cristo preparandonos a resultados que seràn a decìr poco maravillosos.

Pero antes de pasar a los discìpulos, porque se pueda hacer un concienzudo informe entre las dos escuadras, tratemos de conocer estos hijos de Judas el Galileo tomàndolos uno por uno segùn como nos vienen presentados de los històricos de la època.
Judas dejò siete hijos varones. De las hembras no se sabe se fueron dos o tres por la falta de documentos confirmatorios.
Los hijos de Judas fueron: Juan primogènito llamado el nazireo, Simòn, Santiago el mayor, Judas(no escariote), Santiago el minor, Menahem y Eleazaro.
Dejando por ùltimo Juan, al cual le reservamos una anàlisis particularmente detallada siendo èl el pernio de nuestros estudios cristològicos, tomamos en consideracìon los otros empezando de Simòn y Santiago el mayor.
Simòn y Santiago el mayor: Por Josè Flavio:<<Ademàs de esto, Santiago y Simòn, hijos de Judas Galileo, fueron puestos bajo proceso y para orden de Alejandro(Tiberio) venieron crucificados ;este era el Judas que, como he explicado mas arriva, habìa incitado el pueblo a la revuelta en contra de los Romanos, mientras Quirinio hacìa el censo en Judea>>.(Ant.Jud.. XX-102).
Judas: muere en un choque armado en el +45 bajo el procurador Cuspio Fado por haber preparado una sublevaciòn:”Mientras Fado estaba procurador de la Judea, un impostor de nombre Tadeo(Theudas) persuadiò la mayoria de la muchedumbre a tomar con sì mismo los propios haberes y a seguirlo hasta el rio Jordàn: decìa en efecto de ser un profeta y que bastaba un señal suyo para que el rio se hubiera abierto, ofreciendo a ellos el facìl pasaje. Muchos asì en este modo fueron engañados. Pero Fado no permitiò que trajieran vantaje de esta locura y enviò un escuadròn de caballeros que emplomò sobre de ellos de repente: muchos fueron vìctimas y muchos tomados vivos. Fue hecho prisionero tambìen Judas Tadeo(Theudas), al cual fue cortada la cabeza y llevada a Jerusalèn.”(Ant.Jud.. XX, 97-99) y (Hist.Eccles. II-12).
Que Judas llamado Tadeo fuera hijo de Judas el Galileo nos viene tambìen confirmados de los Actos de los Apòstole, aunque en forma anacrònica, atravès del discurso de Gamaliele(At. 5-34), y de Lucas(6-16) que lo confirma hermano de aquel Santiago hijo de Judas el Galileo que los mismos Actos de los Apòstoles reconocen que lo han matado en el 44 bajo Hèrodes Antìpa por actividad subversiva(At.12-1).
Santiago el minor: Vino lapidado bajo el procurador Albino(62-64) porque habìa exaltado pùblicamente el Hijo de David:<<Con el caràcter que tenìa, Anano pensò de haber una ocasiòn favorable a la muerte de Festo mientras Albino estaba todavìa en viaje: asì convocò los jueces del Sinèdrio y entrodujo delante a ellos un hombre de nombre Santiago, hermano de Jesùs, que estaba apodado el Cristo ,y algùnos otros, con la acusa de haber transgredido la Ley, y los entregò para que fueran lapidados>>.(Ant.Judìa. XX.200). *

*Ya Voltaire asì escribìa a propòsito de estas expresiones de Flavio Josè referentes a Jesùs, dicho el Cristo, que se encontraban sobre Antiguedad Judìa: <<Si Flavio Josè hubiera creìdo que se hubiera realizado un Cristo, es decir un Mecìas, serìa estado cristiano>> (diccionario filosòfico V) ahora que sabemos que Josè Flavio se quedò siempre y de todos modos un hebreo ortodoxo.
La autenticidad de estos pasos que reguardan Jesùs, dicho el Cristo, quedaron en discusiòn hasta cuando los històricos Niese, Norden, Zeitling, Lewy y Schurer no demostraron sin equivocaciòn que eran falsos operados en el IV o de Ambrogio de Milano, que escribiò de nuevo las Antiguedades Judàicas bajo el nombre de Egesippo, o sinò de Eusebio de Cesarea que viene llamado de los estudiosos de textos << el falseador>> por antonomasia.
de Eleazar, dicièndose los unos a los otros que no era el caso de haber un patròn que, aunque si no habìa hecho nada de malo, era inferior a ellos. Asì se pusieron de acuerdo y lo asaltaron en el templo; èl en efecto habìa ido a resar en gran pompa, engalardonado de regias vestimientas y teniendo sus secuases màs fanàticos como presosguardaespaldas.Como los Como resumen explicativo de tal falsificaciòn hago notar un paso del estudioso de libros de textos Guy Fau: <<Los pasajes reguardantes Jesùs, dicho el Cristo, aparecen la primera vez en el siglo IV por opera de Eusebio de Cesarea (el falseador) no encontràndose todavìa en la opera Antiguedad Judìa a los tiempos de Origene (185-254), porquè es èl mismo que asegura en su “Contra Celsum” (I-47), que Josè Flavio no ha jamàs hablado de un Jesùs dicho el Cristo. Las falsificaciòn es entonces asì manifiesta que la Iglesia misma no defende mas la autenticidad de estos pasos de Flavio Josè>>. (Guy Fau – la Fable de Jesùs Christe. III-Le silence des auteurs Juifs). (De todos modos este argumento serà reprendido en el ùltimo capìtulo: “RESPUESTAS A LAS OBJETACIONES”.
Menahem: De “La guerra Judìa” de Josè Flavio: << Fue entonces que un cierto Menahem, hijo de Judas dicho el Galileo, un doctor muy peligroso que ya de los tiempos de Quirino habìa llamado la atenciòn de los Judìos de reconocer la señorìa de los Romanos cuando tenìan ya un Dios como Señor...>>”..(Guerra Judìa II-17).
Eleazar. De “La Guerra Judìa”: <<...Eleazar, hijo de Giairo, que en seguido fue cabeza de la resistencia en Masada>>” (Guerra Judìa II-17).
Si sostengo que Eleazar es hijo de Judas y no de Giairo, como se encuentra escrito sobre este paso de Josè Flavio en el cual resulta de todos modos ser ligado a Menahem de vìnculos de parentela, es porque el hecho asì como es reportado de Josè Flavio demuestra claramente que estamos todavìa otra vez delante a una manipulaciòn operada de falsificadores.

<<Fue entonces que un cierto Menahem, hijo de Judas dicho el Galileo, despuès de haber atacado Masada, regresado a Gerusalem, asumiò el comando de la rebeliòn, tomò a dirigir el asedio Mas contra de èl se elebaron los partidarios hombres de Eleazar se lanzaron sobra de èl, aunque el resto del pueblo todo enfuriado tomaron piedras y se pusieron a golpear al doctor, creyendo que, quitàndolo de enmedio hubiera cesado la revulta. Los hombres de Menahem hicieron un poco de resistencia, mas cuando vieron que toda muchedumbre era contra de ellos, huyeron donde cada uno pudo, y ahora siguiò una matanza de aquellos que habìan capturado y una caza a aquellos que se escondìan. Pocos fueron los que pudieron escapar refugìandose y esconderse a Masada, y entre estos Eleazar hijo de Giairo, unido a Menahem de vìnculos de parentesco, que en seguido fue cabo de la resistencia de Masada. En cuanto a Menahem, que habìa escapado en el barrio dicho Ofel y se era cobardemente escondido, fue capturado, sacado afuera y despuès de muchos suplicios matado, y asì tambièn sus lugartenientes y Abasalon, el principal ministro de su tiranìa>>.
Aparte el hecho que la descripciòn de la vicisitud es referida muy confundida de llevarnos enseguida a pensar que sea estada desarrollada màs de embrollones que tienen como meta esconder una cosa clara que les habrìa estado enemiga, que de un escritor culto y preciso como podìa ser Josè Flavio que por su seriedad era estado electo de Roma històrico oficial del Imperio, para mì no existen dudas que estamos frente a una rivendicaciòn ereditaria promovida de Eleazaro en contra de el hermano Menahem que se era instalado en el trono de Gerusalem con tanto de corte, de sacerdotes, de lugartenientes y ministros. Una lucha entrehermanos idèntica a las otras tantas que se suceden en la història de los desendientes de David, como aquella que fue entre Aristobulo II e Ircano II, antenados de ellos, al tiempo de la ocupaciòn de la Palestina de parte de Pompeo (Leyes de la Fàbula de Cristo). Sabiendo que segùn los principios religiosos y polìticos Judàicos y pretendientes al trono de Gerusalem podìan ser solamente los pertenecientes a la familia considerada discendente directa de la estìrpe de David, y como tal era reconocida solamente aquella de Judas el Galileo, no si puede deducir otra cosa que Menahem y Eleazaro eran hermanos. Ningùn otro hubiera podido acampar un derecho sobre el trono de Gerusalem considerando que toda la revindicaciòn Judia de la Palestina era basada sobre la espera de un Mesìas que segùn las profesìas deberìa provenir de la estìrpe de David, aquella estìrpe que fue reconocida de los Judìos en la casta de los Asmonei fundada de Simòn hijo de Matìas el macabeo ascendente de Ezechias, padre de Judas el Galileo. Los mismos evangelios, sosteniendo que Jesùs era el mesìas desendiente de David, confirman la exigencia de este presupuesto para ser declarado el Mesìas, es decir el rey de los Judìos.

A este punto, establecido que Simòn, Santiago el mayor, Judas y Santiago, quales hijos de Judas el
Galileo, fueron todos convueltos en la lucha contra los romanos para la reivindicaciòn de los derechos al trono de Gerusalem, tratemos ahora de descubrir, atravès las declaraciones que nos vienen de los històricos del tiempo y de documentos escritos en griego que precedieron a los evangelios canònicos, si los hijos de Judas fueron o no los mismos discìpulos de Jesùs.

Los apòstoles de Jesùs

La primera cosa que venimos a saber de los apòstoles de Jesus, de cuanto resulta del “Novum Testamentum Graece et Latine” es del mismo evangelio de Marcos, es que se llamaban Boanerghes, es decir “Hijos del Trueno”.
<<Pedro, como todos los otros apòstoles, era definido Hijo del Trueno>> (Nov. Test. Gr. Et Lat.)
<<Santiago y Juan a los cuales Jesùs dio el nombre de Boanerghes, es decir hijos del trueno>>. (Mc.3, 17).
Calificados asì los apòstoles de Jesùs con el apelativo de Boanerghes, el cual significado de “Hijos del trueno” nos predispone a imaginarles màs como de revolucionarios que como apòstoles predicadores de hermandad y de perdono, pasamos ahora a examinarlos uno por uno atravès de cuanto resulta de aquellos documentos que fueron escritos antes de los evangelios canònicos que la Iglesia ha declarado falsos (apocrifi) porquè contrastantes con sus cuatro evangelios Canònicos y sus Actos de los Apòstoles que esa impone dogmaticamente como los ùnicos a decir la verdad.

(I) Simòn, primer apòstol.

Simòn el apòstol resulta tener tres apelativos: Bariona, Cananitas y Kefas (Nov. Test Graece et Latine).
El significado de estos apelativos es el siguiente: Bariona ( ) es la traducciòn en griego de la palabra Barjona, que en aramàico ( lengua hablada en Palestina durante la ocupaciòn romana ) significaba “ forajido al bandolerìsmo” es decir forajido o buscado, Cananitas, es la traducciòn en griego del ebràico “,qanana “, que corresponde a ,zelota, es decir revolucionario ultra , y chefas que le fuè dado por su corporadura musculosa y masicha que lo hacìa parecer a una roca.

(2) Santiago el Mayor
.

Sobre la naturaleza zelota de este apòstol no pueden haber dudas sabiendo que:

1) era el hermano de Simòn Barjona dicho Zelota o Cananita.

2) bajo Tiberio Alejandro fue arrestado en el 46 junto al hermano Simòn y justiciado como instigador del pueblo (At. 12).

3) Su participaciòn a la banda de los Boanerghes viene confirmada aunque de los evangelios canònicos: <<... despuès Santiago de Zebedeo y Juan hermano de Santiago, a los cuales dieron el nombre de Boanerghes, es decir hijos del trueno>> (Mc. 3-17).

4) es asociado, en las acusas que le vienen revueltas de el sinedrio en la persona de Gamaliele, al revolucionario Theudas (Judas Tadeo), que fue decapitado de Cuspio Fado en el 44 cual promotor
de una revuelta, y a Judas el Galileo, aunque si en manera anacronìstica, cabo de la Guerra del empadronamiento ( At. 5-34).

(3) Juan

Que Juan sea uno de los Boanerghes, edemàs que de las pruebas que nos vienen de la hermandad con los otros pertenecientes a èsta banda, nos viene confirmado de Marco que lo atribuye como tal. (Mc. 3-17).8 Ver Santiago el mayor.

(4) Judas no escariote

Tomamos del Novum Testamentum que Judas el apòstol, ademàs del apelativo de zelota, tenìa aunque aquel de Tomàs, que significa gemelo, y aquel de Theudas, que significa coragioso, ¿que otra cosa se puede deducir sino que sea el mismo Judas Theudas, hijo de Judas el Galileo, que fue muerto por decapitaciòn bajo Cuspio Fado por haberse puesto como jefe de una revuelta? (Ant. Jud. XX – 97,99).
Si el sobrenombre de Theudas lo tuvo como reconocimiento de una particular audacia, el segundo, aquello de Tomàs, que significa “gemelo”, lo obtuvo por el parecido que tenìa con el hermano Santiago.
Que Tomàs y Theudas fueron los sobrenombres de Judas, hermano de Jesùs (de no confundirse con Judas Escariote), ademàs que del Nov. Test. Nos viene confirmado aunque de los Actos de Tomàs (Apocrifi) y de Eusebio de Cesarea (Hist. Heccl. I-11,13).

(5) Santiago el menor

Si para Santiago el menor, como discìpulo de Jesùs, no existen documentos que lo llaman directamente “zelota”, èl no puede ser que tal sabiendo que pertenece a la banda de los Boanerghes y que fue muerto por lapidaciòn bajo el procurador Albino por parte de los sadducei, enemigos acerrimos del movimiento revolucionario Judàico, por haber “hosanado pùblicamente el hijo de David”, aquèl hijo de David que, cual Mesìas heredero al trono de Gerusalem, habrìa librado muy ràpido la Palestina de la invasiòn romana (Hist. Ecc.l. II-34).

(6) Simòn el zelota

Sobre la naturaleza zelota de este apòstol no pueden existir dudas desde el momento que la Iglesia lo reconoce tal atravès la afirmaciòn que le dan los mismos evangelios canònicos y los Actos de los Apòstoles: “Entre los discìpulos existìa uno de nombre Simòn, sobrenominado zelota” (Lc. 6/15). “Entre los discìpulos existìa uno que se llamaba Simòn el Zelota”. (At. I-13).

(7) Judas Escariote

La denominaciòn de Escariote (del hebràico Ekariot, que significa sicario), venìa dado a los zelotas màs extremistas los cuales hacìan acciones terroristas aunque en forma aislada. De èstos asì escribe Josè Flavio: << En Gerusalem naciò una nueva forma de bandolerismo, aquella de asì llamada sicarios (Ekariots), que cometìan asesinatos a pleno del dia en el centro de la ciudad. Sucedìa especialmente en ocasiòn de las fiestas que ellos mezclandose con la muchedumbre, escondìan debajo sus vestidos pequeños puñales y con èstos atacaban a sus adversarios. Despuès, cuando èstos caìan, los asesinos si unìan a aquèllos que exprimìan el horror y recitaban muy bien asì de ser creìdos y por consiguiente no reconocibles.>>. (Guerra Judàìca II-12)

Hecho este anàlisis de los discìpulos de Jesùs de la cual resulta que ellos eran los mismos que componìan en equipo de combatientes Yavistas hijos de Judas el Galileo. (los mismos nombres, ambos Galileos, Boanerghes y zelotas, muertos en el mismo perìodo) antes de pasar a la demostraciòn de como los falsificadores se comportan singularmente entre ellos para transformarse de combatientes revolucionarios en predicadores de paz, hagamos una confrontaciòn entre el comportamiento de las bandas revolucionarias absolutas de la època, a las cuales pertenecìa aquella de los Boanerghes, y el equipo formado de los asì dichos apòstoles evangèlicos para confirmar la conclusiòn a la cual hemos llegado. Tal confrontaciòn nos serà particularmente ùtil para comprender algunos pasos evangèlicos el cual significado nos venìa siempre escondido de las respuestas balbuceantes y confundidas de los curas a quien pedìamos la explicaciòn.

Equipos de los revolucionarios segùn los històricos de la època:

<<Si no recibìan cuanto pedìan, incendiaban las casas de quienes se negaban y despuès mataban los jefes con sus familias>> Filone Alejandrino.
<<Distribuidos en escuadras, saqueaban las casas de los señores que despuès mataban, y daban fuego a los vilages asi que la Judea fue llena de sus hazañas malvadas>>. (Guerra Judàica II-12).
En un paso que reguarda Judas el Galileo (padre de los Boanerghes), asì Josè Flavio habla de los secuaces de la secta-zelotas: << Los gèneres màs extrordinarios de muerte, los suplicios pràcticados a los parientes y amigos los dejaban indiferentes...>>.( Ant. Jud. II-4).
Del Libro (rrollo) de la Guerra de los secuaces de la secta-zelotas, (esseno-zeloti)<< En el dìa en que los Kittim (romanos) caeran serà un combatimiento y una gran matansa a la presencia del Dios de Israel; ya que èste es el dìa determinado de èl para la guerra de esterminìo de los hijos de las tinieblas en el cual seràn envueltos en una gran matansa con el fuego sobre la tierra>>.

Escuadra de los apòstoles (Boanerghes) segùn los evangelistas:

A la ùltima cena,en seguida a la exortaciòn de equiparse con espadas, los Boanerghes tranquilizaron su jefe(Jesùs)de estar abundantemente equipados: <<La hora ha llegado, quièn no tiene una espada que venda su capa y compre una >> y ellos dijeron: <<Señor aquì hay dos espadas >>(Lc.22-36,38).
Se dirigen al Huerto de los Olivos armados de espadas: << Entonces aquèllos que estaban con Jesùs, viendo lo que estaba por suceder, dijeron, ¿debemos atacar con las espadas?>> (Lc. 22-49).
Hacen uso de las espadas en contra de los soldados romanos y las guardias del Templo que habìan ido a arrestarles: <<Y entonces uno de aquellos que eran con Jesùs, metiò mano a la espada, la extrajo y golpiò al siervo del sumo sacerdote arrancàndole una oreja>> (Mt. 26-51; Mc. 14-17; Gv. 18-10).
El jefe de los Boanerghes (Jesùs) declara repetidamente en la forma màs explìcita su programa de guerra de los secuaces de la secta-zelota << ¡He venido para traèrles el fuego sobre la tierra; y como quisiera que fuera ya encendido! ¿pensàis que yo haya venido a traerles la paz sobre la tierra? No, les os digo, màs la divisiòn. De ahora en adelante en una casa de cinco personas se dividiràn tres en contra dos y dos en contra tres: El padre contra el hijo, el hijo en contra del padre, la madre en contra la hija y la hija en contra la madre, la nuera en contra la suegra y la suegra en contra la nuera >> Lc. 12-49). (Compara con el paso....).
<<Aquellos enemigos que no querìan que se volviera su rey, lo conducieron aquì y lo mataron delante a mì>>(Lc. 19-11; Paràbola de las minas en las cuales Jesùs personifica sì mismo en un hombre de estìrpe noble, como lo era èl cual descendiente de David, que castiga a los que no le han dado lo que le pertenece).
¿<<Señor, quieres que hagamos bajar del cielo un fuego que los consuman? >>(Lc.9-54)pidieron los apòstoles a Jesùs referièndose a un vilaje de Samaritanos que se eran negados a recibirlos.
Basta sostituir las espadas que eran las armas de aquellos tiempos, con los Kalaschnikof de hoy, para quitarnos cada eventual perplejidad que tambièn podemos haber sobre la naturaleza revolucionaria de aquellos que la Iglesia declara divulgadores de la buena nueva, o sea de aquellos Santos discìpulos sobre los quales ha estado basada la moral cristìana.

Transformacìon de los bandidos en Santos Apòstoles

(1)Simòn Kefas, barjona,cananita en Simòn Pedro,hijo de Jonas,nacido en Cana.
La denominaciòn barjona que en aramàico, como hemos visto, signifìca “forajido al bandolerismo”, que en las primeras versiònes grecas estaba reportado en su verdadero significado con la palabra bariona( ), como en el Novum Testamentum Graece et Latinae, fue dividido de los falsificadores en sus escrìtos en griego en dos palabras,o sea en bar y iona, a fin de que la palabra bar, que en aramàico signifìca “hijo”, podrìa transformar el significado de forajido, escribiendo iona con la letra mayùscula, en “hijo de Iona”.
Que esta transformaciòn sea intencionadamente fraudulenta lo demuestra el hecho que la palabra bar, referentes a “hijo de”, la hallamos, en los textos modificados por los falsificadores, tan solo en las expresiones que se refieren a Simòn (Simòn bar Iona), mientras en todos los otros casos es correctamente escrito con la justa palabra greca “uios”, como Josè hijo de David ( ), Zacarias hijo de Baracchia ( ) (evang.griego Mt 1-20; evang.griego de Lc. 19-9).
En fin, para explicarnos mejor, diremos que en los textos griegos modificados, entre todas las palabras escritas en griego, aparece ridìculamente èsta palabra “Bar”escrita en aramàico que en las traducciones latinas desaparece para transformarse màgicamente en “filius”(filius Jonae), es decir en aquel hijo de Jona. primer apòstol, sobre el cual Jesùs edificarà su Iglesia;<<Tu, Simòn (barjona = bar iona = bar Iona = filius Jonae) hijo de Jona, te llamaràs Pedro y sobre esta piedra yo edificarè mi Iglesia>> .
Esta frase que contiene una ulterior falsificaciòn, o sea aquella que los falsificadores operaron transfiriendo en la piedra, sobre la cual ha estado simbòlicamente edificada la Iglesia, aquèl significado de “roca”que estaba referido a Simòn por su constituciòn maciza y por aquèl caràcter violento que a èl viene atribuido, como vedremos, sea en los documentos apòcrifos que de los mismos evangèlios canònicos.
Es asì, como recurieron al expediente geogràfico para hacer desaparecer el significado de revolucionario que estaba en la denominaciòn “Galilei”, declarando los discìpulos de Jesùs nativos de la Galilea cuando al contrario lo eran de Golanite, igualmente hicieron para la denominaciòn “cananitas”(qanana=zelota) que hicieron depender de la ciudad de Cana. Todas atribuciones que resultaron falsas en cuanto demostraremos que la origen de los hermanos que componìan la banda de los Boanerghes no tenìan nada a que ver ni con la Galilea, ni tanto menos con la cuidad de Cana, porque nativos de la regiòn del Golàn que se encontraba en la parte opuesta de la Galilea, o sea al este del lago de Tiberiade.
Mas por cuanto han falsificado los documentos para hacer pasar Simòn Pedro como un predicador de la “Buena Nueva”, su verdadera figura de revolucionario nos aparece de todos modos, por los hechos mencionados sobre de èl ya sea de los documentos apòcrifos que de los mismos evangelios, en toda su violencia de combatiente Yavista.
1) Pelèa con todas las Eklesie del Medio Oriente y con el mismo S. Paolo de Tarso porquè se oponìan a su polìtica racista que era contraria a la admisiòn de los paganos en las comunidades esseno-judàicas (son le Eklesie esseno-zelote que la Iglesia quiere hacer pasar por cristianas). Leed La Fàbula de Cristo
2) Mata con la espada una pareja de esposos, Anania y Zaffira, porque no habìan depositado a la comunidad el entero provecho por la venta de un terreno de propiedad de ellos ( At. 5)
3) Corta con un solo golpe con la espada la oreja a una guardia del Templo en el Huerto de los Olivos (Gv. 18,10).
4) Del evangèlio de Marìa de Magdala (apòcrifo): << Un apòstol de nombre Levi, tomando la defensa de Marìa contra la cual Simòn habìa extenuado expresiones de ira y llenas de violencia, se dirigiò a ellos dicièndoles: << ¡Tu eres impetuoso, Pedro! Ahora veo que te lanzas contra una mujer como lo hacen tus adversarios>>.

(2) Santiago dicho el Mayor de revolucionario a màrtir de la Iglesìa

Declarado Boanerghes en los documentos apòcrifos y confirmados tales junto a su hermano Juan sea en los Actos de los Apòstoles que en los evangèlios canònicos: <<Santiago y su hermano Juan, a los cuales Gesùs diò el nombre de Boanerghes, es decir hijos del trueno>>.(Mc 3-16), viene rescatado de la Iglesia su naturaleza zelota diciendo que si Jesùs lo habìa llamado Boanerghes, es decir hijo del trueno, dependiò del hecho que ellos hablaban con otra tonalidad de voz ( ¡preguntad a los sacerdotes si es verdad! ).
La muerte de Santiago el mayor, arrestado junto al hermano Simòn por los romanos por el delito de instigar a la revulta, sucedida bajo el procurador Tiberio Alejandro, viene confirmada de los Actos
de los Apòstoles, con la diferencia que envèz de citada en el 46, como viene afirmado de Josè Flavio, esos fueron datados en el año 44 cuando todavìa era governador de la Galilea y Golanite Herodes Agrippa: << En aquèl tiempo ( año 44 ) el rey Herodes comenzò a persiguir algunos miembros de la Iglesìa e hizo matar con la espada Santiago, hermano de Juan. Viendo que èste era aceptado de los Judìos, decidiò arrestar tambièn a Pedro. Eran aquellos los dias de los Acimos. Habièndoles capturado, los puso en la prisiòn, entregàndoles en custodia a cuatro piquetes de cuatro soldados cada uno, con el propòsito de hacerles aparecer delante del pueblo despuès de la Pascua >>. At: 12-1,2).
Los motivos por los cuales los falsificadores anticiparon de dos años el arresto de los dos hermanos Santiago y Simòn fueron dos: primero, se los hubieran hecho arrestar de los romanos, no hubieran podido sostener que Santiago era muerto por motivos religiosos en el momento que èstos, dejando la màxima libertad de cada culto, emitìan condenas de muerte solamente por graves delitos penales entre los cuales uno de los peores era la instigaciòn a la revuelta, mientras si lo hacìa arrestar Heròdes Agrippa que era un hebrèo, hubieran podido decir que habìan sido condenado segùn la ley hebràica que, a diferencia de aquella romana consideraba la contestaciòn religiosa un delito castigado con la muerte.
Explicaciòn por los creyentes duros de Cerviz: Si Santiago es condenado a muerte por parte de los romanos por instigaciòn, como dice Josè Flavio, no puede ser que un zelota, si Santiago es condenado consiguientemente de un governador hebrèo por contestaciòn religiosa se vuelve un màrtir religioso.
El otro motivo, es decir el segùndo, es el siguiente: Haciendo arrestar Simòn no en contemporanea con Santiago, como viene afirmado de Josè Flavio, mas solamente algùn tiempo despuès de Santiago, no solo hubiera podido aprovechar aunque para èl la misma ley hebràica que consideraba delito castigado con la pena de muerte la contestaciòn religiosa, aunque otra ley hebràica que impedìa celebrar los precesos durante el perìodo de los Acimos, es decir durante los dias de la Pascua. Por lo tanto, Simòn Pedro, en lugar de ser precesado y matado inmediatamente despuès del arresto como habìa sucedido a Santiago, fuè puesto en prisiòn en espera de terminaran los acimos en modo que se pudiera verificar mientras tanto, su liberaciòn atravès del intervento de un àngel mandado bajo ruegos y oraciones.
<< Asì pues Pedro lo tenìan en prisiòn, mientras una oraciòn salìa incesante a Dios por parte de la Iglesia para èl. Es en aquella noche, cuando Heròdes estaba por hacerlo aparecer delante el pueblo, Pedro custodido de dos soldados y amarrado con dos cadenas estaba durmiendo, mientras delante a la puerta los centinelas hacìan guardia al càrcel. I he allì se le presentò un àngel del Señor y una luz iluminò a èl y la celda. Este tocò el costado de Pedro, lo despertò y le dijo: <<¡Levàntate ràpido!>>. Las cadenas se le cayeron de las manos, y el àngel dice a èl: <<¡pònete la cintura y amàrrate tus sandalias!>>. Y asì lo hizo. El àngel dijo <<!Envuelvete en la capa y seguidme!>>. Pedro salio y comenzò a seguirlo, mas todavìa no se habìa dado cuenta que era realidad todo lo que le estaba sucediendo por obra del àngel: creìa en realidad de haber soñado!>>. (At. 12-3 y seg.).
Mientras tanto que reìmos en el constatar que toda la construcciòn del Cristianismo es basada sobre una pequeña fàbula, las preguntas nos surgen expontàneas: ¿Por què toda esta intransigencia con respecto a la ley hebràica que impedìa los procesos durante las fiestas de Pascua que ha sido aplicada en la fàbula de Simòn Pedro, no ha sido aplicada aunque en la otra fàbula que reguarda el proceso de Jesùs que en cambio fue judicado en los dias pascuales por un tribunal hebràico ademàs que de aquel romano?.
¡Lo sabremos en las pròximas puntadas!

(3) Juan

Siendo el personaje base de nuestros estudios, dejèmoslo por el momento aparte acontentàndonos de confirmar que, como tàl hermano de Santiago el mayor cananita, de Simòn barjona, de Judas tadeo y de Santiago el menor el zelota y miembro de la banda de los Galilieos Boanerghes que se habìan presentado en el huerto de los olivos armados de espadas, no podìan ser aunque ellos que unos terroristas ultrancistas.

(4) Judas no escariote

La transformaciòn de Judas en Judas apòstol fue eseguida suprimiendo las denominaciones hebràicas Theudas (coragioso) y Thomas (Gemelo), con los cuales venìa presentado en los textos històricos como combatiente revolucionario. (Ant. Jud. XX-97,99 – Hist. Ecles.II-12 precedentemente ya citadas).
Pràcticamente transformaron las denominaciones, como tales resultaron todavìa en los primerisimos documentos, cuales el evangelio Capto (incipit), los actos de Tomàs y el Novum Testamentum Graece et Latine, en muchos otros nombres propios traduciendo “Judas dicho theudas que significa gemelo” en “Theudas dicho el coragioso” y “Tomàs dicho el gemelo”
El truco aparece evidente ahora que marcamos que las denominaciones dejadas en griego segùn la pronunciaciòn hebràica, toman la letra mayùscula y se convierten en nombres propios en sostituciòn del verdadero nombre que era Judas.
La consecuencia que derivò fuè que Theudas y Thomas, son sobrenombres atribuìdos a Judas, se transformaron en nombres de dos discìpulos jamàs existidos: Theudas (Tadeo) y Thomas (Tomàs).
La prueba de esta manipulaciòn, ademàs que del examen de los documentos apocrìfos, nos viene aunque del anàlisis de las traducciones: tomemos como ejemplo “Joudas dicho Thomas que significa gemelo” que fue toda escrita en griego menos que la denominaciòn Thomas que fue dejado apropòsito en hebràico para que asumiera el valor de nombre propio. Si como en griego gemelo se traduce con didimos, la frase que resultò fue la siguiente: “Tomàs dicho didimos” que a su vez fue traducida en latino, la lengua salva engaños como a sido llamada de parte de algùn estudioso de la interpretaciòn de textos, con “Thomasus dictus didimos” de la cual han derivado despuès las traducciones en la lengua moderna: <<Entonces Tomàs, llamado Didimo, dijo a sus discìpulos: ¡Vamos aunque nosotros a morir con èl!>>. ( Gv. XI-16). Sabiendo que Tomàs e Didimo significaban los dos gemelo, la primera en hebràico y la segunda en griego, la expresiòn referida en los evangelios, màs aùn que confirmarnos la manipulaciòn de los falsificadores, nos hace aunque sonreir desde el momento que traducida significa “Gemelo llamado Gemelo”.
Si todavìa hubieran dudas del hecho que Judas y Tadeo sean nombres que se refieran a la misma persona, para quitàrselas basta comparar las listas de los apòstoles referidas en los textos sagrados donde el Judas nominado de Marco y Mateo, viene sostituido de Tadeo en Lucas y en los Actos de los Apòstoles. ( ved lista discìpulos referida al principio de esta exposiciòn).

(5) Judas el Escariota

Judas el escariota es ciertamente el personaje màs modelado entre todos los discìpulos. Si le fue dejado su verdadero nombre esto dependiò del hecho que, siendo èl el ùnico de origen Judàìca entre todos los otros declarados galileos, se prestaba a fomentar, con la traiciòn que a èl fue atribuida, el odio para los Judeos que segùn la Iglesia debìan resultar los asesinos de Cristo. Aunque si para Judas fueron usados los epitetos màs infamantes, se tratò de todos los modos limpiarlo de su natureleza terrorista que le venìa de la denominaciòn Escariota porquè, significando sicario, hubiera comprometido todos los esfuerzos hechos para transformar una banda de revolucionarios en un grupo de apòstoles predicadores de la paz.
Recorriendo todavìa a la geografìa, como habìan hecho con la ciudad de Cana para transformar Cananita (zalota) en cananeo, y con la regiòn de la Galilea para esconder el significado revolucionario de la denominaciòn “galileo”, hacieron derivar Escariote, en hebràico ekariot que significa sicario, de la ciudad de Keriot diciendo que èste era su paìs natal. Transformaciòn que hizo reir otra vez de nuevo a los adversarios paganos y hebreos (como hace reir aunque a nosotros), no fue tanto por el evidente truco que habìan usado de nuevo recorriendo a la geografìa, cuanto porquè esta ciudad, la ciudad de Keriot, no habìa existido jamàs.

(6) Simòn el cananeo

Para eliminar la naturaleza revolucionaria de este apòstol que los mismos textos sagrados declaran zelota (Mc. 3-18; Mateo 10-4; Lc.5-15; At. 1-13), la Iglesia, aprovechando de la ignorancia de los otros, responde candidamente, atravès de sonrisas hipòcritas caracteristicas de los sacerdotes y de los frailes,a quien les piden explicaciones sobre estas palabras, que esa significa celante de amor hacia Dios. _____________________________________________


Para quienes sostuvieran todavìa no suficiente las pruebas sobre mencionadas para poder establecer con certeza si los componentes de las dos escuadras, aquella de los Boanerghes y aquella de los Apòstoles evengèlicos, fueran las mismas personas, nos reservamos de suministrar otras pruebas asì que demostraremos en los capìtulos que seguiran, en manera irrefutable, que Juan de Gamala jefe de un grupo de revolucionarios zelotas, dicho el Nazireo, y Jesùs de Nazaret jefe del grupo de los Boanerghes, dicho el Nazareno, son en realidad la misma persona.